El telescopio más potente de la NASA ha descubierto signos de gas producido únicamente por organismos vivos en una ‘Super Tierra’ cubierta de agua

A lo largo de la vasta extensión del cosmos, la búsqueda de vida extraterrestre es una búsqueda que ha cautivado la imaginación humana durante siglos.

El telescopio más potente de la NASA ha descubierto signos de gas producido únicamente por organismos vivos en una 'Super Tierra' cubierta de agua

Hoy, en el horizonte de nuestro conocimiento, se ha realizado un descubrimiento profundo que podría acercarnos al descubrimiento de los misterios de la vida más allá de la Tierra. Situada en lo profundo de la constelación de Leo, a unos 120 años luz de nuestro planeta, K2-18 b, una “súper Tierra” más de ocho veces más grande que la nuestra, se ha erigido como una joya celeste en la zona habitable de su planeta. estrella enana genial. Lo que realmente distingue a este colosal exoplaneta no es sólo su atmósfera rica en hidrógeno y sus vastos océanos de agua, sino también, sorprendentemente, la presencia de un gas asociado únicamente con la vida.

La sorprendente revelación

El sulfuro de dimetilo (DMS), un compuesto formado por átomos de carbono, hidrógeno y azufre, es este extraordinario gas que ha capturado la imaginación de la comunidad científica. En la Tierra, el DMS es un producto de la vida, emitido principalmente por el fitoplancton en ambientes marinos. Esta revelación en K2-18 b es similar al descubrimiento de una huella celestial, una firma de la vida misma, en los confines distantes del universo.

Relacionado:  Guía de galaxias para principiantes

Este descubrimiento plantea una pregunta profunda: ¿podría K2-18 b ser una cuna de vida extraterrestre, enclavada entre las estrellas, en nuestro vecindario cósmico?

Mundos Hycean: el crisol de posibilidades

K2-18 b pertenece a la intrigante clase de exoplanetas conocida como mundos “Hycean”. Estos planetas, aunque a menudo son más grandes y más cálidos que la Tierra, albergan los ingredientes esenciales para la vida. Tienen vastos océanos capaces de albergar formas de vida microbiana, análogas a las que se encuentran en los ambientes acuáticos extremos de la Tierra. Además, los mundos Hycean amplían los límites de la zona habitable, convirtiéndolos en refugios potenciales para la vida incluso más allá de la típica zona Ricitos de Oro ocupada por planetas similares a la Tierra.

El telescopio espacial James Webb: arrojando luz sobre el enigma cósmico

Mientras estamos en la cúspide de este trascendental descubrimiento, el siguiente paso crucial implica una mayor investigación. El telescopio espacial James Webb, un logro monumental en instrumentación astronómica, está a punto de entrar en escena. Esta maravilla de 10 mil millones de dólares puede analizar la composición química de planetas distantes capturando la luz de sus estrellas anfitrionas a medida que atraviesa sus atmósferas en su camino hacia la Tierra. Esta capacidad única permite la detección de gases específicos, como el DMS, que dejan huellas dactilares distintas en el espectro de luz.

El telescopio espacial James Webb: arrojando luz sobre el enigma cósmico
Los espectros de K2-18 b, obtenidos con NIRISS (Near-Infrared Imager and Slitless Spectrograph) y NIRSpec (Near-Infrared Spectrograph) de Webb, muestran una abundancia de metano y dióxido de carbono en la atmósfera del exoplaneta K2-18 b, así como una posible detección de una molécula llamada sulfuro de dimetilo (DMS). La detección de metano y dióxido de carbono, así como la escasez de amoníaco, apoyan la hipótesis de que puede haber un océano de agua bajo una atmósfera rica en hidrógeno en K2-18 b. K2-18 b, 8,6 veces más masiva que la Tierra, orbita la fría estrella enana K2-18 en la zona habitable y está a 120 años luz de la Tierra. Créditos: Ilustración: NASA, CSA, ESA, R. Crawford (STScI), J. Olmsted (STScI), Ciencias: N. Madhusudhan (Universidad de Cambridge)

Aunque el descubrimiento de DMS en K2-18 b es tentador, son imprescindibles más observaciones realizadas por el Telescopio Espacial James Webb para confirmar de manera concluyente su presencia. Si se valida, K2-18 b podría ascender al rango de los mundos más prometedores para posible vida extraterrestre, junto con vecinos celestes como Marte y las lunas heladas de Júpiter y Saturno.

Relacionado:  La NASA descubrió un 'mundo oceánico' donde un año dura sólo 11 días

La búsqueda en curso

Sin embargo, la presencia de DMS, si bien es un indicador notable, no constituye una prueba definitiva de vida extraterrestre. El dióxido de carbono y el metano, que también se encuentran en cantidades significativas en la atmósfera de K2-18 b, pueden producirse mediante procesos inorgánicos. Entonces, la interesante pregunta sigue siendo: ¿podría K2-18 b estar realmente repleto de vida, o estos gases son el resultado de procesos naturales y no biológicos?

El viaje de descubrimiento continúa, mientras los científicos esperan ansiosamente la invaluable información que el Telescopio Espacial James Webb promete revelar. En el campo de la ciencia exoplanetaria, esta revelación representa un hito importante, ya que amplía nuestros horizontes y nos anima a explorar nuevas fronteras en la búsqueda de vida más allá de la Tierra.

A medida que nos embarcamos en esta odisea cósmica, nos encontramos al borde de una nueva era de comprensión, donde los límites de las posibilidades se traspasan y la cuestión de si estamos solos en el universo ocupa un lugar central. K2-18 b, un mundo «Hyceano» adornado con la enigmática presencia del DMS, nos invita a profundizar en el tapiz cósmico, donde los hilos de la existencia de la vida pueden tejerse a lo largo de las estrellas.

Planetas Hycean que “podrían” contener vida extraterrestre

NombreMasa (x Tierra)Radio (x Tierra)Temperatura (K)Temperatura (F)

K2-18b8.632.51250-9.67
K2-3c2.141.7428655.13
TOI-1266c2.21,5629164.13
TOI-732c6.292.4230589,33
TOI-270d4.782.01327128,93
TOI-175d2.311,57341154.13
TOI-776c5.32.02350170,33
LTT 1445 Ab2.21.38367200.93
K2-3b6.482.12384231,53
TOI-270c6.142.33413283,73
TOI-776b41,85434321,53

K2-18 b, además de estar clasificado como una «súper Tierra», también entra en la categoría de planetas «subneptuno». Estos intrigantes cuerpos celestes, aunque ausentes de nuestro sistema solar, exhiben características distintas que los convierten en un enigmático tema de estudio.

Relacionado:  Por primera vez, la NASA logra producir oxígeno respirable en Marte

El complejo reino de los subneptunos

Los subneptunos, caracterizados por un radio más pequeño que el del gigante de hielo más externo de nuestro sistema solar, siguen siendo un reino de misterio cósmico. Estos primos lejanos de la Tierra nos atraen con sus atmósferas únicas, aunque su distancia presenta desafíos para nuestra comprensión. Sus atmósferas siguen siendo objeto de debate entre los astrónomos, y la naturaleza de estos enigmáticos mundos sigue eludiendo una comprensión completa.

El colosal tamaño de K2-18 b, con un radio 2,6 veces el de la Tierra, esconde un rico tapiz de misterios. Es probable que su interior contenga un gran manto de hielo a alta presión, que recuerda a Neptuno, rodeado por una atmósfera y una superficie oceánica más delgadas y ricas en hidrógeno.

Mientras navegamos por los mares cósmicos del conocimiento, K2-18 b es testigo de las infinitas maravillas del universo. La presencia de DMS en este mundo “Hycean” es una revelación que aviva las llamas de la curiosidad y alimenta nuestra determinación de explorar el cosmos.

Fuente: NASA

Scroll al inicio